Te fuiste sin decir adiós


Hoy es uno de esos días. Hoy es uno de esos días en los que me acuerdo de ti, en los que recuerdo lo feliz que era hace dos meses, contigo, a mi lado. Hoy es uno de esos días en los que me da por pensar en ti, por pensar en lo que soliamos ser, por pensar en todas esas promesas que se quedaron en eso, en promesas, joder. Que según el diccionario una promesa es una expresión de la voluntad de dar a alguien o hacer por él algo. Pues no, van equivocados. Una promesa es una puta ilusión que te da una persona, algo que dice cumplir pero que no lo acaba haciendo, una promesa es aquello que te mata por dentro, joder, una promesa nunca se cumple. Siempre se me quedará grabada aquella promesa que una vez me dijiste, aquella de que nunca me dejarías, aquella puta promesa joder, y quien soy yo, quien soy para llegar a pensar que la cumplirías.

Que nos remontamos a ese fin de semana de marzo en el que empezó todo, aquel sábado 5 que nos marcó tanto, joder, lo fuiste todo tío, llegaste como un desconocido a mi vida, un chico borde que me sacaba de quicio porque nunca me saludaba, y de un día para otro pasaste a convertirte en lo más bonito de mi vida, que tus besos me calmaban, solo con sentir el roce tus labios, tus jodidos labios, tan perfectos, tan increíbles, que me hacían sentir de todo. Tu puto olor, tu puñetero olor era mi debilidad, y lo sigue siendo. Hay veces
que estoy tan tranquila y me viene así de repente tu olor, y empiezo a recordar, y se me forma un jodido nudo en la garganta, y deseo volver a todas aquellas veces en las que me apoyaba en tu pecho, escuchaba tus latidos y deseaba que aquel instante fuera eterno, que nunca acabara. Allí, encima tuya, me sentía protegida, como si nada ni nadie pudiese hacerme nunca nada sin hacertelo a ti antes. Era feliz, lo era, y ojalá esos momentos hubieran sido eternos. Porque ahora, ahora solo me queda eso, los malditos recuerdos.

Soy incapaz de pisar todos esos sitios en los que soliamos estar juntos sin derrumbarme. Que no sabes lo jodido que es para mi tener que saludarte con dos puñeteros besos, tenerte cerca y no poder ni dirigirte la palabra, mirarte y ver como todo ha cambiado de la noche a la mañana. No sabes lo mucho que me duele verte pasar alado mío y que ni siquiera me mires, duele que me saludes como si yo no hubiese sido nada, simplemente te acerques como si yo fuera una persona más y no aquella a la que besabas esas tardes, esas mañanas, esas noches, aquella a la que le decías que la querías como nunca habías querido a nadie, aquella que por un momento lo fue todo para ti.

Pero a día de hoy solo me queda confíar en que alguna vez, todo lo que me llegaste a decir fue verdad.

Tan solo espero que algún día leas esto, y te des cuenta de que perdiste a alguien que realmente te quería.

 

 

Te fuiste sin decir adiós

log in

Become a part of our community!

Captcha!
¿No tienes una cuenta?
sign up

reset password

Volver
log in

sign up

Captcha!
Volver
log in
Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
Image
Photo or GIF