¿Qué me espero de ti?

Los encuentros inesperado son los más bello, como lo narra Ulises Franco:

¿Qué te esperas, Melisa? Con ese fleco chueco como tu colmillo derecho, medio comido como tus labios resecos, con los accesorios intelectuales que usas de más, un “pleonasmo”. Con la tranquilidad que muestras sin temor a la muerte ni amor a la vida, sólo el momento, sólo la experiencia, únicamente la esencia del segundo que palpita sin ser escuchado.

Y yo hablándote mientras giras la cabeza al lado contrario mío y tu oído izquierdo trabaja con lo que digo para que después vuelvas la cabeza y respondas algo corto, algo que me pone en aprietos, en nervios por tus respuestas, por tu falta de interés, por la molestia que quizá te provoco, pero no quiero irme sin intentarlo.

cuentos-de-enamorados

¿Qué te esperas con estar indigna? Con tu saco rojo, tus pantalones de mezclilla casi pesqueros y tu vientre estilizado y cálido. Con tu par tenis perfectamente sucio, ni una mancha de más, ni una de menos. Qué pulcritud en tu forma de belleza sucia, no vulgar, no indecente, sino belleza libre, salvaje.

loading...

¿Qué me espero de ti, Melisa? Si el golpe que recibí al verte casi de frente, con el sol acariciando tu espalda y dándote un aura amarillenta en la que el borde de tu cuerpo se iluminaba y tus ojos se encandilaban, y tus cabellos eran de oro. Y yo ahí en la fila de la fotocopiadora, cuatro copias del libro de italiano, las páginas cincuenta y cuatro a la cincuenta y ocho me trajeron a ti, y a ti tus líos de copias te trajeron aquí, con tu caminado medio caído, con tus caderas ensanchadas que embonan perfectamente con tu sensualidad.

¿Qué me espero de ti, Melisa? De tu tatuaje flaco, de tus ojos adormilados, idos, ojos de otro mundo como los ojos de los gatos. De mi sometimiento al más perverso y enigmático encuentro con la belleza y mi timidez. De mi voz débil, temblorosa, sudorosa.

¿Qué me espero con estar escribiendo esto? ¿Qué me espero con que leas esto?

Vía cultura colectiva