Porque necesito tu atención?

Muchas veces me hago esa pregunta. Tratando de sacar cualquier motivo narcisista, claro. Yo puedo darme cuenta fácilmente que tu atención me alienta a seguir. Me alienta a elevarme con vos, y para vos. Pero son los únicos motivos? No. Hay más. Tu atención la percibo como el resultado de toda la energía puesta en nosotros. Vos y yo tenemos un combustible, y este no necesariamente es el mismo. Yo me alimento de tu atención, de tus mensajes entre líneas. De tu comportamiento conmigo, y de tu forma de mirar las cosas que hacemos. Mientras que tu energía sale de elementos sutiles y mas sensitivos. Como miradas en un encuentro. Complicidades en una noche de viernes o sábado. Donde cada elemento se trasforma en risa. Cada locura sale de nuestra propia esencia de querer a la otra persona. Los abrazos y las caricias, convierten en energía cualquier silencio, para ambos. Y en las noches, despertar sólo para caer en la cuenta de que sos una realidad hermosa a mi lado, me permite vencer cualquier obstáculo diario. Sabés que hace conmigo tu atención? Me enamora. Y quiero seguir enamorándome todos los días. Ya no tiene ningún valor saber o no saber si somos elección o casualidad. Porque si nos elegimos, debemos ser tan orgullosos como para afrontar que nuestra elección fue buena, la mejor. Y si fue casualidad, creer que nuestra suerte es eterna, y seguir aprovechándola, esperando que la misma suerte nos siga dando búsquedas y metas en este camino. Quiero tu atención. La necesito. No quiero morir de hambre en tu indiferencia. Porque sería la peor forma de perecer. Yo tengo toneladas de tu combustible, solo y tan solo para vos. Dame tu atención, que yo te lo devuelvo con mi voz, y lecturas en la cama. En nuestra absoluta intimidad.