Poema sin nombre

“Sin aviso alguno, en el momento más inoportuno

Dejas de lado las advertencias y toda tu magia se hace presente

Cautivas al mismo tiempo que impones con tu sola presencia

Tan extraordinaria es tu belleza que el cielo parece tornarse opaco con tu ausencia

Y estoy de acuerdo, porque no hay aurora más bella en el mundo que la que desprende tu ser

Boreal es ese ser que me impregna y me hace sentir la calma de un amanecer

Extingues todas mis penas y devuelves mis sentidos

Reacomodas mis huesos, mis tejidos

Permites que te observe con estos ojos sucios y secos

Ojos que creo no merecen el privilegio que se les ha otorgado

Afortunado, me siento al sentir tu mirada encontrándose con la mía

Tierna y feroz, tranquila e inestable, superficial y profunda como lo son los infinitos ecos

Me abres tus puertas y me invitas a posarme a tu lado

Permitiéndome que me regocije con tu olor dulce y salado…tal vez amargo

Olor que como el café en noches de lluvia quita el sueño y despierta a las ideas

Ideas, que al mezclarse con tu olor me inundan con el mayor de los placeres transportándome a un mundo donde no existen leyes

Y es que el sólo escuchar tu voz debería ser la mayor de ellas

Te estaré eternamente agradecido por dejarme presenciar y escuchar el sonido de tu voz

Cálida como el café por la mañana, tan única que no hay necesidad de un mañana

Inmensa como el desierto del Sahara, tan inmensa que llamas la atención a donde quiera que vayas

Así de grande es tu magnitud, envuelves tu propio universo

Aunque a veces te sientas desolada te pones de pie, sigues, cantas a la vida y te diferencias del resto

Eres la realeza misma, noble y espiritual

loading...

Eres una combinación de dos gamas opuestas

Rojo y azul, frío y caliente, cielo e infierno…algo magistral

Eres el mayor de mis deseos, me alertas, me despiertas, me devuelves a la vida

Me permites sentir tu piel suave al contrario de la mía rígida

Permites que sienta con mis manos tu hermosa cabellera

Que aunque en ocasiones rebelde me introduce a la confusión para sólo balbucear tonterías como: ella, ella, ella

Sentir tus descargas me hace el más afortunado de los hombres

Mirar los bellos atardeceres y esperar por la noche

Mirar la blanca luna y conectar nuestras almas a través de la noche

Noche, la fascinante noche, como amo a la noche

Tan tranquila, callada, solemne pero a la vez inquieta, ruidosa, alegre

Y si pudiera gritarle al viento mi último deseo

Le diría que me diera la oportunidad de amarte y de poseerte

La oportunidad de descubrir el sabor oculto de tus labios mientras te sujeto fuertemente entre mis brazos

Sé que es mucho pedir

Y que el viento no suele conceder deseos a personas ingratas como yo

Pero sólo así y sólo así

Podré saber lo que se siente tener a la perfección de mujer y reír”

“David Carrillo”