No encuentro otra salida.

No encuentro otra salida. Pero porque no quiero otra salida. Quiero el camino que me lleva a vos. Aunque sea difícil, se que es lo que quiero. Porque lo fácil se rompe fácil. Lo común, se consigue en cualquier lugar. No me interesa lo que se me pueda presentar. Me interesa estar con vos. Seguir con la ilusión de no apartarnos de este camino. El nuestro. El construido por ambos. El mismo que hizo enojarnos, y tomar distancia. Y también es el mismo que nos hizo volver, por tener la intensidad necesaria, para creer que no hay otro mejor. Es distinto a todos lo que me pude encontrar e imaginar. El mismo en el que dude al principio, justamente, por temor a lo difícil. Y es el mismo en el cual no pienso renunciar. Te buscaré por donde haya luz y sombra cuando me faltes. Y se que vos también me podrás encontrar cuando me necesites. Quiero esta salida. Y salir junto con vos. Complicarme y solucionarme con vos. Salir de la realidad, y seguir con los pies en el suelo. Porque esta salida, es la que nos cambia la actitud a los dos. Y nos está haciendo crecer. Por eso, avancemos hacia esta salida, los dos.