secciones

El amor sincero de una amante


Nuestro encuentro fue fortuito, íbamos por rumbos muy distintos ignorando el momento en el que tendríamos el placer de encontrarnos y disfrutar el uno del otro, tú en busca de estabilidad, yo por el contrario buscando aventuras y experiencias; De a poco dentro de un contexto vituperable chocamos nuestro existir.En medio de situaciones incómodas y malos entendidos fui despertando tu interés hasta que sin forzar nada lograste aquel acercamiento que fue el inicio de una historia eventual que hasta el día de hoy es la inspiración para escribir estas palabras.
De a poco fuimos quitando máscaras, olvidando prejuicios y aclarando acciones pasadas que hicieron lograr la confianza recíproca que ambos brindamos, descubriendo así una afinidad inefable que adquiere sentido en el momento en que logramos sentir nuestros cuerpos entre besos y caricias, abriendo campo amplio a una predilección prohibida, reprochable y predicha.
Debo admitir que me encanta tu risa, tu forma de andar, de hablar, de mirar, de tocar entre otras tantas cosas que me hacen recordarte día a día, hora tras hora, minuto tras minuto y así de manera sucesiva. Las actitudes innatas dentro de ti son las que más me hacen admirarte, ya que me permites disfrutar una parte de ti que pocos conocen, mientras que disimulo sentimientos altruistas en beneficio de miradas fortuitas y de inherente abnegación me resigno a soportar el compartirte, donde entrego cuerpo y alma a la mitad de un hombre que disfruta de dos fuentes de amor, porque no es correcto el estar acá escribiendo estas lineas mientras ella disfruta de tus besos, de tus caricias, de tu cuerpo y mejor no imagino más por no torturarme.
Simultáneamente debo saber mi posición como mujer y debo mantener mi límite evitando un hecho más lejano que nos perjudique a los dos este sentimiento tan grande y a la vez descontrolado, es por esto que callo y agudizo mis sentidos evocando todas aquellas palabras y lágrimas que viven dentro de mí para convertirlas en fortaleza y romper este dilema de raíz, volviendo a la realidad donde no hay un nosotros porque aunque puede ser relativo soy yo la que está en el medio y en estos casos es mejor no estorbar.
Que tengas una maravillosa vida, recuérdame como el espejismo que fuiste para mí. Besos, te adora, tu chica abnegada.

loading...
Loading…

El amor sincero de una amante

log in

Become a part of our community!

Captcha!
¿No tienes una cuenta?
sign up

reset password

Volver
log in

sign up

Captcha!
Volver
log in
Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
Image
Photo or GIF