Cuando alguien te importa demasiado

Comenzó todo como un juego, una manera de despejarme y pasarla bien. Conocer nuevos lugares, nuevas personas, experimentar cosas nuevas.

Hemos conectado de una manera ejemplar y llegamos al acuerdo de no sentir de más. Que esto iba a ser pasajero y que veríamos a lo que llevaba en el caso de que no funcionara lo anterior.

Pero todo ha ido demasiado rápido y no sé cómo frenarme. Lo más importante de todo es que rompí una promesa que me hice a mi misma cuando comencé con todo esto: que no me importarías demasiado.

Pero uno no puede controlar los sentimientos, yo no por lo menos. Y es por eso que ahora estoy así. Pienso todo el día en ti, río sola al recordar momentos que hemos pasado, siempre tengo muchas ganas de hablarte y escuchar tu voz.

Es ahí cuando me alejo, con el simple motivo de ver si a ti te pasa lo mismo. Me dices que me extrañas, pero desapareces del mapa.

¿Qué tengo que pensar con eso?

Yo sé que somos nada, que para los dos esto comenzó con la idea de “amigos con derechos” por lo que no puedo exigir nada a cambio y eso lo tengo muy asumido, somos dos individuos que se juntan para pasar el rato y luego de eso, nada nos ata.

loading...

Sin embargo, ha llegado el minuto en aceptar que he desarrollado sentimientos y no, no te asustes que no es amor, aunque si me importas más de la cuenta; Te quiero.

Junto con eso y la impotencia que siento en este minuto, uniendo todos los hechos anteriores, sé que no puedo pedir nada. Se me dificulta omitir la pena que me da cuando no veo interés.

Lamentablemente, te quiero. Tristemente, me importas demasiado y a ti no te pasa lo mismo.