Regresaste demasiado tarde… Siéntate a mi lado, te contaré como hemos cambiado.


Anoche me contaron que habías regresado al pueblo, sentí alegría y nostalgia ¿Por qué no me avisaste que vendrías? Tengo el mismo número de contacto que cuando te fuiste, y creo que lo sabes porque eras tu quien insistentemente dijo que debíamos tener linea telefónica.

LEE TAMBIÉN: Finge que eres feliz lejos de mí que yo seguiré fingiendo que te creo.

Me senté en el pórtico a observar la noche, estaba tan calmada, tan llena de viejos recuerdos… Recordé cuándo juntos paseábamos por la plaza, agarrados fuertemente de la mano, parecía que nada fuése a derivarnos, también recordé cuándo  me pediste que fuese tuya eternamente y bailamos hasta el amanecer.

Llamaste esta mañana para decir que querías verme, entonces accedí a encontrarnos en el viejo cafetín, donde bebían cerveza en domingo con tus amigos, en donde observamos caer la noche por años.

Si te escribo esta carta, es porque no fue posible decir más de lo que sentíamos, estábamos tan agobiados; el tiempo había transcurrido desde que te fuiste y allí estábamos sentados, esperando que el otro iniciará con un “te extraño” pero la realidad fue que ya no había espacio para confesarnos,  yo estoy casada y tú te aventuras por donde quieras.

El día en que te fuiste, sentí que el mundo se me derrumbaba, todo aquello con lo que había soñado moría en un vagón de tren, que mataba la poca esperanza que tenía de que volvieses, o llamarás, pero la distancia fue más fuerte que lo prometido, ni llamaste, ni te espere más, seguí mi vida, y a veces, en silencio lloraba.

Me reclamaste enfurecido porque no te había esperado, pero tú jamás dijiste que regresarías, mis noches tienen dueño, aunque mis sueños permanecen en silencio ocultos tras la luna que me vio llorar tantas noches por tu ausencia.

No permitiré  que quebrantes tanto esfuerzo que he hecho por superarte, mientras tu gozabas yo estaba sola, deprimida, pero toda tormenta tiene su calma y la mía fielmente me llama esposa, él se ha quedado cuando tú solo me olvidabas,  cuando sentía que moría.

En el fondo siempre te querré, aunque te hayas marchado, aunque me hayas dejado así, aunque ahora regreses diciendo que te he roto el corazón; el amor es algo que se construye día a día; yo simplemente no pude seguir amando un espacio vacio en la cama, pronto me di cuenta de que debía continuar, y es tú momento de que también lo hagas, deque seas feliz, a tu manera, sin ataduras, sin remordimientos, del porque dejaste a aquella niña inocente en aquel olvidado pueblo y al regresar la encontraste hecha una mujer, que camina en brazo de otro hombre.

Hay amores que nacen para permanecer por siempre, y está el nuestro, que se muere con tu regreso, que se sepulta con tu despedida, cuando regresaste demasiado tarde.

Loading…

Regresaste demasiado tarde… Siéntate a mi lado, te contaré como hemos cambiado.

log in

Become a part of our community!

Captcha!
¿No tienes una cuenta?
sign up

reset password

Volver
log in

sign up

Captcha!
Volver
log in
Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
Image
Photo or GIF