Poesía en vivo

Tantos dichosos momentos dispersos,
tantos, colgados en las lúgubres vitrinas
que van y vienen junto con el dolor
envolvente de los suspiros evocativos.

Transita el tiempo y se va por la borda
arrastrando con él a los arroyos secos
de lágrimas que alguna vez tuvieron ojos.
Ojos que eran felices en la ignorancia.

Si tan solo pudiera descolgar aquel tiempo,
asaltar una vitrina para colmar tu memoria,
plagar tu presente de nuestros momentos
mientras se queda ausente el pretexto.

Tendré que peregrinar por nuestros rumbos
para revivir ese momento. Y aunque sé bien
que llegarás en invierno y te irás en primavera,
repetiría ese segundo por la eternidad entera.

loading...