Mírame bien que esta será la última vez


Unas mil veces me fui, dejando todo atrás. Y las otras mil y una veces regresaba. Estaba presa, me envolvía en ese manto de un falso amor, de un cariño que era a medias.

Intentaba alejarme. Ponía a prueba ese amor que decías sentir, y al dar la vuelta, era yo quien volvía de inmediato. Poniendo a prueba mi falta de palabra, y no de amor, si no ese control que tenías ante mí.
No cabe duda que me hiciste muy feliz, más por mis ideas que las tuyas. Nuestros conceptos de amor eran distintos. Yo más soñadora y romántica. Tú más práctico, tosco, con sueños de ambos pero en campo inestable. Me gustaba ir despacio, todo a su tiempo. En cambio tú volabas, querías todo de prisa. Cuando en el fondo eso sólo trae  inestabilidad en una relación que quería, si era posible, para toda una vida.
Increíbles cambios se dan en la vida de una persona. Todos esos cambios los experimenté contigo. Reí, lloré, célebre mis logros, también los tuyos. Cerré ciclos, comencé unos nuevos. En ellos y en más, quería que estuvieras ahí. Ese era el plan.
Pero algo cambió en nuestros papeles. Una tormenta se puso al frente de nosotros. Tantos momentos buenos destruidos en pequeños segundos. Toda esa confianza que costó construir se fue al tacho. No lo entendías me moría poco a poco con cada nueva noticia, al darme cuenta que todo era una pantalla.
Amenazaba con irme muchas veces, juraba olvidarte y desaparecer de tu vida. Por tu parte decías decir que era mi culpa y te ibas ganador. En todas esas veces, regresaba. Volvía en tus brazos, que sin entender, me daba paz. Por más masoquista que parezca, una persona se salva de los mismos brazos que la intentaron matar. Pero ya no más. Me cansé de esa indiferencia. Me cansé de intentar algo en una base de desconfianza que me hace más daño, llena de dudas y engaños.
Cerraré este ciclo, cueste lo que cueste. No llamaré, ni preguntaré. Algún día te darás cuenta de todo. Cuando entiendas que siempre estuve ahí, daba lo mejor y lo dejaste ir por tu egocentrismo y ese engaño. Será muy tarde. Di lo mejor de mí, eso me basta. Pero ya no quiero seguir apostando a un vacío.  En este arranque de valentía. Hoy, Ahora sí, quiero irme y mírame bien, que esta será la última vez.

Mírame bien que esta será la última vez

log in

Become a part of our community!

Captcha!
¿No tienes una cuenta?
sign up

reset password

Volver
log in

sign up

Captcha!
Volver
log in
Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
Image
Photo or GIF