Carencia

No quería admitir que poseía una carencia, puesto que el seguir pareciendo una persona fuerte era más sencillo que admitir y incursionarse a buscar lo que necesitaba en su vida, lo que le faltaba y su alma pedía a gritos, muchos que leen este pequeño razonamiento piensan que la solución es clara y de seguro quien realiza este tipo de actos es simplemente una persona insegura, miedosa y no es para nada fuerte, pero, ¿a quién no le ha pasado?, las cosas cambian cuando le pones un tú y de un segundo al otro dejas de ser el comprensivo pasando a ser el incomprendido, supongo que eso también es una carencia.

loading...

~ Carla Camila.