No soy fuerte porque sí.

Las personas suelen decirme que soy una persona bastante fuerte, ruda que se repone fácil a los obstáculos del camino, que respira cuando siente que no puede mas y sigue avanzando, que aguarda en el silencio aún cuando la demencia se apodera de todo; que tengo un temperamento controlado, calculador y hasta que soy hiriente, que no necesito a nadie para y que no me afecta la despedida de nadie, que olvido con facilidad y sigo mi rumbo.

Dicen que necesitan ser más como yo para así sufrir menos, no saben que ser como soy me ha costado suficiente, uno no nace fuerte, la vida a la fuerza te hace ser fuerte y ciertamente no hay manera de medirlo, cuando crees que nada ni nadie te derrotará, siempre llega algo que nos deriva y nos pone a prueba, al filo del fuego.

No saben que para dejar de llorar, llore noches enteras, me rompieron el corazón ciento de veces, le dije amigo a quien sin compasión me traicionaba, me perdí en los ojos de alguien que ni me notaba, me sentí sola, excluida, devastada.

No saben que para dejar de rogar, cometí más de una estupidez, suplique de rodillas que se quedara a quien solo quería irse, camine imposibles, me humille, acabe conmigo misma solo para ver como se alejaban.

No saben que para dejar de gritar, grite como loca, renegue, maldije, heri al mundo y me herí a mi misma.


No saben que para aprender a respirar, explote un millón de veces, arrasando con la poca vida que a mi al rededor quedaba.

No saben que para no darme por vencida, caí a lo más bajo de la fatiga, y estuve a punto de descender en el infierno.

No saben que para aprender a amar, debí equivocarme milésimas de veces, persiguiendo un tonto espejismo al que yo llame amor, solo por miedo a estar sola.

No saben que para aprender a perdonar, debí odiar c muchas veces, con todas las fuerzas de mis entrañas, debí odiarme a mi misma, creyendo que jamás llegaría a mi el perdón, sembrando rencores y alabando la más cruel venganza.

loading...

No saben que para aprender a olvidar, debí aferrarme al recuerdo primero, en noches enteras de nostalgia, intentando aprender a vivir con el vacío y la ausencia.

Y aun por todo lo que he pasado no soy lo suficientemente fuerte, aún puedo caer de rodillas si a la vida se le antoja, pero cada vez me levanto más rápido, más segura, menos herida y más acostumbrada…

Uno no es fuerte porque se proclamó que así fuera, uno es fuerte porque ha besado la tierra y ha subido hasta el cielo, porque se ha enfrentado a la cruel vida desnudo, inocente e inexperto.

No es que ya no sienta, solo comprendí que no todo lo que duele mata, y lo que nos mata nos hace ciertamente, más fuertes.

Loading…