Hay abrazos que erizan la piel y recargan el corazón

La piel es de quien la eriza a través de los abrazos, de quien recarga el corazón con sus latidos, de quien envuelve las heridas con caricias, asume la vida con inabarcable bondad y decora con sonrisas los obstáculos.

Y es que hay abrazos que casi de manera literal te rescatan de un naufragio, recomponen tus partes rotas, rompen todos los miedos, dulcifican las debilidades y crean una obra de arte con los pedazos de tu corazón.

Pidamos abrazos por el bien de todos

Lo bueno de los beneficios psicológicos de un abrazo es que se reparten y comparten. No puede haber egoísmo detrás de un abrazo sincero, no puede haber desigualdad ni descompensación en la balanza.

Por eso es bueno que nos deshagamos del pudor, demos abrazos y los pidamos. Es importante que reinstauremos el hábito y la cultura del abrazo, pues gracias a ellos experimentamos, sentimos y reconstruimos emociones que tenemos desterradas.

Mantenernos enteros a través de los autoabrazos

La piel se eriza con el calor de un abrazo y con la intensidad del contacto, del cuerpo con cuerpo. Sin embargo, muchas el frío de las ausencias, de las dificultades y de las incertidumbres puede quemarnos, ahogarnos y agotarnos.

Hay veces no tenemos la posibilidad de recibir esos abrazos que tanto nos reconfortan y entonces resistir se hace más complicado. Porque no tienes a nadie a tu lado que te recuerde que merece la pena y que persistir en tus objetivos es la clave de tu éxito.

Entonces en medio de esa inmerecida soledad tenemos que lograr ver que los destellos de nuestravalentía son los que iluminan nuestro camino, que podemos abrazarnos a nosotros mismos y que, de hecho, es necesario y asombrosamente beneficioso.

Solo así, auto-abrazándonos, lograremos anclar nuestra vida con los sueños. Para eso siempre es bueno que recordemos a Benedetti y sus hermosas palabras. Palabras cargadas de fuerza que nos abrazan y erizan nuestra piel aun en la distancia temporal y física más profunda.

loading...

No te rindas, aún estás a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo,

aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,

liberar el lastre, retomar el vuelo.

 No te rindas que la vida es eso,

continuar el viaje, perseguir tus sueños,

destrabar el tiempo, correr los escombros

y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

aunque el frío queme, aunque el miedo muerda,

aunque el sol se esconda  y se calle el viento.

Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,

porque lo has querido y porque te quiero,

porque existe el vino y el amor, es cierto.

 

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas, quitar los cerrojos,

abandonar las murallas que te protegieron,

vivir la vida y aceptar el reto.

 

Recuperar la risa, ensayar un canto,

bajar la guardia y extender las manos,

desplegar las alas e intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

(…)

Porque cada día es un comienzo nuevo,

porque esta es la hora y el mejor momento.

porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti.

 

Vía: lamenteesmaravillosa