“A ti que me abandonaste cuando más te quería: ¡muchas gracias!”, carta de una mujer fuerte


Lo mejor de no ser correspondida es que puedes seguir en otra dirección para el beneficio de tu vida, lo cual resulta mucho más fructífera de lo esperado. Esto lo explica la escritora Fabiola Gurrola mediante una carta. Ella fue abandonada por su pareja cuando más lo quería.

LEE TAMBIÉN: “El divorcio no es sinónimo de fracaso”, carta de una mujer fuerte y feliz

“Comenzaré este texto agradeciendo por darte por vencido. Gracias por creer que no sería lo suficientemente buena y por hacerme creer que no merezco cariño y respeto. Si no fuera por tu desaprobación y constantes críticas, no me habría encontrado o escuchado mi voz, mucho menos habría tenido el coraje y la fuerza para seguir mi camino.
Gracias por darte por vencido, porque en tu cobardía encontré la fuerza para luchar por mí. ¿Hay acaso algo más importante que eso?
Gracias por no esperarme y no darme una oportunidad. Por ser impaciente, por hacerme a un lado, por guiarme a un mejor lugar; gracias por orillarme a conocer personas que creen en mí y me aceptan. Gracias también por darme la razón que necesitaba para alejarme para siempre y nunca mirar hacia atrás.
Gracias por no extrañarme cuando me marché, por no hacer el esfuerzo de retenerme a tu lado; gracias por demostrarme que no signifiqué nada para ti porque descubrí que hay personas llenas de mentiras, más falsas que las lágrimas de un cocodrilo. Nada en tu persona era real, y no teníamos una sola cosa en común.
Gracias por tus mentiras, porque con ellas aprendí muchas verdades. Gracias también por tu partida, porque me forzó a encontrar nuevos caminos y dejar atrás el pasado del que alguna vez formaste parte.
Gracias por hacerme creer que era difícil de amar, por elegir a otros antes que a mí, por hacerme sentir que no valía la pena. Tú me enseñaste cuánto valgo en realidad y que merezco ser amada, pero sobre todo gracias por hacerme entender que no me mereces.
Gracias por darte por vencido cuando más necesitaba que estuvieras ahí, por dejarme caer cuando pensaba que llegarías a levantarme y de verdad, gracias por cerrar la puerta cuando tocaba con desesperación.
Me has enseñado a vivir, a depender solo de mí, a encontrar mi felicidad lejos de ti. Me hiciste entender que no necesito que alguien más me defina, que me puedo reinventar cada día.
Gracias por salir de mi vida. Estoy segura de que era la única forma de encontrarme y ahora sé que nunca esperaré a que alguien más me diga de lo que soy capaz. Gracias, porque en lugar de destruirme, me construí; en lugar de hacerme llorar, me hiciste sonreír.
Lo que creí que sería una tragedia, fue lo mejor que pudo pasar, y eso que parecía el final, era apenas mi comienzo”.

TE RECOMENDAMOS LEER: Cada lágrima que derrames por ese amor que se fue, te hará más fuerte y sabia en tu próxima relación

Para sobrellevar una ruptura amorosa, se tiene que mantener la calma y lo que nos suceda lo debemos tomar como algo natural que le ocurre a cualquier persona. Te damos unos tips para pasar la página:

1. Hablarlo o escríbelo
Al describir lo que se siente, se ayuda a ser la propia persona que soluciona y alivia ese momento doloroso o de tristeza. También, es la forma para aclarar las ideas y entender el por qué no funcionó la relación.

2. Cuidar el cuerpo
Come de todo, pero nada en exceso. Disfruta de preparar nuevas recetas y de crear otras. Sonríe cada vez que realices algo. No es nada tormentoso comer sano de vez en cuando o consentirse.

3. Hacer alguna actividad
No se tiene que hacer deporte necesariamente. Puede ser una tarea simple en casa o un simple juego o hobbie. El objetivo es llenar la cabeza de pensamientos positivos.

4. Recordar lo bueno que se tiene en su propia vida
Saber y tener en claro lo bueno de la vida que se tiene es la mejor manera de continuar adelante.

“A ti que me abandonaste cuando más te quería: ¡muchas gracias!”, carta de una mujer fuerte

Choose A Format
Texto
Poemas, relatos, frases, etc.
Audio
Ideal para poemas en audios
Imagen
Escribe una frase y tómale una foto